• Encontrá tu sucursal

La Historia de Brunella Clementti

Dieta Club Belgrano

Hola mi nombre es Brunella Clementti y tengo 29 años. Cuando empecé en Dieta Club en Diciembre de 2011 hacía 6 meses que había tenido mi primer bebé y había aumentado un montón.

Llegué a pesar 124 kg! Desde que fui mamá en mayo del 2011 hasta diciembre de 2011 bajé (casi sin hacer dieta) 12 kilos. Supongo que habrá sido por los reajustes hormonales además de la nueva etapa que estaba viviendo pero no era suficiente. No me sentía cómoda ni a gusto conmigo misma y sabía que si seguía así iba a seguir engordando cada vez más. Fue en ese momento que decidí que tenía que hacer un cambio en mi estilo de vida, no sólo en la alimentación sino en mi relación con la comida. Cuando empecé con el grupo pesaba 112 kg. Todavía me asustan esos números. Sinceramente, no puedo creer que haya llegado a tener ese peso. Sin embargo, hoy no me quedo en ese pasado, miro mi presente y lo que viene.

Hoy peso 80 kg, y si bien todavía debo seguir bajando, mi relación con la comida y conmigo misma cambió abismalmente. Después de haber bajado 32 kg en Dieta Club Belgrano, y 44 kg de mi peso máximo me siento FELÍZ. A mi tratamiento no lo veo como una dieta, por el contrario mi objetivo es que sea parte de mi estilo de vida. Para eso lo que más me ha ayudado es el grupo y mi coordinadora Sara, a quienes les agradezco un montón por acompañarme. También me ayudó muchísimo la balanza. Si, aunque parezca increíble, es cierto. Muchas veces no queremos pesarnos por miedo y así lo seguimos posponiendo hasta que cuando nos reencontramos con ésta tenemos "x" kilos demás. No quería que me pasara eso nuevamente, entonces aprendí a no tenerlo miedo y me peso diariamente. Otra de las cosas que descubrí y que fue de una gran ayuda fue la actividad física. Aunque cuando empecé el tratamiento no hacía absolutamente nada, ni bien me anoté en el gimnasio, mi descenso fue más rápido. Así, lo empecé a disfrutar y se convirtió en un momento para mí y algo que hago exclusivamente para mí.

En este año, incorporé muchísimas estrategias y conocí gente maravillosa, acudí a la creatividad en la cocina y aprendí que también se puede comer rico y light. Dejé de poner excusas porque lo único que hacía era engañarme a mí misma, y la única que iba a salir perdiendo era yo.

Mi grupo es genial, no me pierdo casi ninguna reunión, porque sé que me hace bien poder ayudar a otras personas y que también me ayuden. Sé que todavía me queda camino por recorrer y que espero poder seguir en rumbo, sin importar todos los imprevistos que pueda tener. Porque estos imprevistos siempre van a estar y siempre va a haber algo que podría atentar el plan, lo importante es que ahora estoy aprendiendo a manejarlo y todos los días me elijo a mí. La clave es la MOTIVACIÓN y la DEDICACIÓN. Si estamos motivados nos vamos a dedicar a nosotros. Y cuando no haya tanta motivación es hora de renovarla para seguir en camino!

Dejá tu comentario
  • CALCULÁ TU IMC